miércoles, 6 de abril de 2011

El rol de la nutrición en el cáncer

Por Nut. Camila Spormann

El cáncer  ocupa el segundo lugar dentro de las principales causas de muerte en Chile (Fuente: INE 2007) y  cada año sigue cobrando muchas víctimas en todo el mundo.
Entre los tipos de cánceres más comunes en nuestro país se encuentran; en primer lugar el cáncer de mamas en mujeres y el de estómago en los hombres, en segundo lugar el de pulmón y vesícula y por último el de cuello del útero en mujeres y el de próstata en hombres.
Durante las últimas décadas, gracias a múltiples investigaciones sobre el rol de la alimentación en el desarrollo del cáncer, se ha vuelto más evidente que nuestros hábitos alimentarios pueden condicionar el aumento a desarrollar esta enfermedad. Se estima que un 40% de todos los cánceres están relacionados con una alimentación de mala calidad. Nuestra alimentación puede desencadenar esta enfermedad a través del consumo de productos cancerígenos;  específicamente aditivos artificiales, alto consumo de grasas saturadas, plaguicidas, hormonas de crecimiento, alto consumo de hidratos de carbono refinados, y por algunos tipos de cocción (ahumados).

Tanto como una mala alimentación puede aumentar el riesgo de cáncer, una alimentación balanceada y el consumo de ciertos tipos de alimentos como verduras y frutas frescas pueden evitar que se desarrolle.
La cualidad benéfica de los alimentos que nos protegen del cáncer, se basa en los conocidos y renombrados “antioxidantes”, estos pueden neutralizar a los radicales libres encargados del envejecimiento, daño celular  e inflamación de los tejidos.  
Son muchas las fuentes de antioxidantes en nuestra alimentación; la soya, el tomate, el té verde, los berries y frutas ricas en vitamina C (kiwi, limón, arándanos y uvas). Otros  alimentos con efectos similares son el ajo y la cebolla ricos en sulfuros de alilo, tienen la propiedad de mantener  saludable nuestro sistema inmune, además del repollo, la coliflor y coles de Bruselas las cuales tienen enzimas que ayudan a liberar las toxinas de las sustancias que causan cáncer. Todos estos alimentos han sido llamados “Alimentos Funcionales” por tener componentes que ayudan a retardar o inhibir esta enfermedad. Otros estudios han demostrado que un alto consumo de alimentos ricos en fibra puede disminuir de un 10 a un 40% el riesgo a desarrollar cánceres gastrointestinales.
El instituto del cáncer de los Estados Unidos sostiene que la mejor forma de prevenir el cáncer es consumir una alimentación baja en calorías, alta en frutas, vegetales y fibra, evitar el sedentarismo practicando deporte diariamente, y dejar estilos de vida no saludables como; el consumo de tabaco y alcohol.
La alimentación saludable  debe ser el pilar fundamental de nuestra vida, si queremos gozar de buena salud tanto física como espiritual. Una nutrición balanceada es como iniciar una cuenta de ahorro para el futuro… ¿Cuándo piensas comenzar la vuestra? , espero que muy pronto antes que sea tarde.

2 comentarios:

Ale dijo...

Muy interesante!!! no sabia esto!
Saludos!!

Nut. Camila Spormann dijo...

Que bueno que te intereso el tema!! se aceptan todas las consultas y dudas respecto al tema!

Saludos!

Publicar un comentario